Tratamiento de las Metástasis Óseas

Generalidades y tratamiento médico-oncológico

Los tratamientos de las metástasis óseas, van enfocados a reducir las lesiones o enlentecer su crecimiento y con esto se reducen los síntomas asociados.

La mayoría de las veces, el tratamiento de las metástasis óseas no logran hacerlas desaparecer completamente. Aun así, es importante ajustar el tratamiento según la situación individual del paciente, ya que la quimioterapia, la radioterapia o la cirugía, aunque no logren eliminar completamente las metástasis pueden disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Para buscar el mejor tratamiento en cada paciente, debemos tener en cuenta:

  • El cáncer primario
  • En qué huesos están localizadas las metástasis
  • Si es una metástasis única o son múltiples
  • ¿Qué síntomas tienes?
  • Evaluar si hay riesgo de fractura, o bien ya se fracturó
  • Si hay metástasis en otros órganos del cuerpo como el hígado, pulmón o cerebro
  • Estado general actual

Quimioterapia y tratamientos sistémicos

Dado que la mayoría de las veces las metástasis óseas están localizadas en múltiples huesos, una manera efectiva de tratarlas es mediante tratamientos como la quimioterapia que llegan a todas las regiones del cuerpo. Estos tratamientos se denominan sistémicos. La quimioterapia puede ayudar a combatir tanto el cáncer principal como las metástasis. Cuando es efectiva puede disminuir el tamaño de las metástasis y así aliviar los síntomas.

Otro tipo de tratamiento sistémico son las terapias hormonales. Ciertos tipos de cáncer, como el de mama o el de próstata pueden beneficiarse de las terapias hormonales. El cáncer de mama y el cáncer de próstata y sus metástasis pueden crecer o propagarse por la acción de las hormonas como los estrógenos (mama) o andrógenos (próstata). Bloquear dichas hormonas o reducir sus niveles mediante la terapia hormonal puede disminuir el tamaño de metástasis óseas o prevenir aparición de nuevas lesiones.

Las inmunoterapias son tratamientos que estimulan los propios anticuerpos del paciente o se administran anticuerpos sintéticos que ayudan a erradicar células cancerígenas. Éstas también pueden ser útiles en el enfoque de tratamiento de las metástasis en los huesos.

Existen tratamientos sistémicos específicos para las metástasis en los huesos, como los bifosfonatos y el denosumab. Ambos, al interactuar en el metabolismo del hueso, son tratamientos que también se utilizan frecuentemente para la osteoporosis. El uso de estos medicamentos puede:

  1. Reducir el tamaño de las metástasis existentes
  2. Reducir las posibilidades de fracturas patológicas por metástasis
  3. Reducir los síntomas como el dolor
  4. Tratar una hipercalcemia (niveles altos y peligrosos de calcio en sangre)
1
2
3
4
Tratamiento de las metástasis óseas- dr Roberto Vélez
1

Reducir el tamaño de las metástasis existentes

2

Reducir las posibilidades de fracturas patológicas por metástasis

3

Reducir los síntomas como el dolor

4

Tratar una hipercalcemia

Fijación Profiláctica, una metástasis con riesgo de fractura inminente

En ocasiones, debido a la  progresión del cáncer en el hueso, este se va debilitando y perdiendo resistencia. Ocurre frecuentemente en los huesos de la cadera y el paciente presenta un dolor progresivo que puede ser limitante  impidiéndole caminar o ponerse de pie.

Una valoración precoz, puede diagnosticar un hueso con riesgo de fractura inminente y su tratamiento es clave para evitar complicaciones.

El tratamiento indicado en una metástasis ósea con riesgo de fractura es la cirugía de enclavado endomedular.

Es una técnica mínimamente invasiva, segura y muy efectiva. (Ver imagen)

Se puede asociar a técnicas de ablación térmica (Ver Ablación Percutánea de las Metástasis Óseas) para lograr una eliminación local del tumor y mejorar el control del dolor.

Tras la cirugía el paciente puede iniciar la rehabilitación en el postoperatorio inmediato y la estancia hospitalaria suele ser sólo de un par de días. El tratamiento quimioterápico se puede reiniciar una vez cicatrizadas las heridas, normalmente al rededor de las 2 semanas postoperatorias, siempre coordinándolo con el oncólogo del paciente.

Ventajas de la fijación preventiva antes de la fractura:

  • Reducción inmediata del dolor
  • Cirugía Menos Invasiva
  • Menor sangrado
¿Cuando hay que hacer una fijación profiláctica?
Link vídeo

Fracturas Patológicas

Las fracturas patológicas ocurren cuando un hueso esta debilitado por una metástasis.

Es un hueso enfermo sin la misma resistencia que un hueso normal. Por esta razón puede haber una fractura patológica de fémur sin golpe o traumatismo. A veces, puede inclusive ocurrir con el paciente en la cama o sentado. Normalmente, unas semanas antes de la fractura, el paciente ya va presentando dolor progresivo en la zona afectada, avisando del debilitamiento progresivo del hueso.

Debido a que el hueso esta infiltrado por el cáncer el tratamiento de las fracturas patológicas es distinto al resto de las fracturas. Requiere de un enfoque específico y multidisciplinar entre el cirujano, el oncólogo y el radioterapeuta para dar el mejor tratamiento al paciente. En relación a la cirugía, el traumatólogo requiere conocimientos y técnicas específicas de estar habituado a tratar fracturas patológicas. El tratamiento y los implantes deben permitir al paciente una pronta recuperación para poder volver a continuar con su tratamiento quimioterápico. Debe ser una técnica que permita al paciente recuperar sus actividades cotidianas, intentando minimizar la estancia hospitalaria. Los implantes elegidos deben proteger todo el hueso afectado de futuras fracturas patológicas y permitir una carga o apoyo inmediato de la extremidad en el postoperatorio.