Pruebas médicas- Dr Roberto Vélez

La interpretación de las pruebas médicas ¿y ahora qué?

“He estado en urgencias por mi tos, me han hecho una radiografía del pecho, y el médico me ha informado que tengo un tumor en el hueso”

¿Os resulta familiar esta situación?  A mi consulta llegan muchos pacientes angustiados tras una visita a urgencias o su médico de cabecera, que tras unas pruebas tipo radiografía o resonancia le “detectan” un “tumor” como hallazgo casual.

Este es un típico ejemplo de una radiografía del tórax realizada por otros motivos, donde podemos ver unPruebas médicas- Dr Roberto Vélezas manchas

blancas geográficas, que parecen palomitas de maíz, en el húmero  (hueso del brazo) izquierdo (Ver flechas).

El médico en vez de intentar indagar sobre el nuevo hallazgo para intentar ponerlo en contexto, decide directamente comunicar al paciente que tiene un tumor. En ese momento, todas las otras enfermedades parecen disiparse, el pobre paciente ya ni piensa en su tos y ni cómo mejorarla, y sale rápidamente en busca de un especialista para que le operen y le extirpen el tumor del hueso que le han encontrado.

Este tipo de angustia y desinformaciones se pueden evitar interpretando las pruebas. Interpretar es explicar o dar significado a algo que puede no ser claro. Todos vemos una mancha en el humero. Pero es poner en contexto ese hallazgo para poder orientar al paciente lo que marca la diferencia.

A veces unas simples preguntas como:

¿Cuando eras niño te habían comentado algo?

El paciente, tras una pregunta dirigida hace memoria y puede recordar que ya se lo habían visto antes y quedar en un contexto de una lesión benigna antigua. Así ya no parece un tumor que requiere diagnóstico urgente si lo tenía desde la infancia.

¿Te ha dolido el hombro recientemente?

Si no has sentido dolor en los últimos meses, sería muy raro una lesión agresiva de nueva aparición que no diese síntomas. Al final, el paciente en verdad ha ido a urgencias por su tos, no por el hombro.  Este tipo de lesiones, casi siempre son benignas, asintomáticas, es decir que casi no dan dolor o manifestaciones. Llevan años hasta que por algún motivo se hace una radiografía y accidentalmente la descubrimos.

Esto es interpretar la lesión que hemos encontrado, así al paciente le podemos decir: “Hemos visto una lesión, que no parece grave, que probablemente la tiene desde hace tiempo y que con tranquilidad le pediremos más pruebas para que un especialista las pueda terminar de valorar con calma. Y además terminaremos de tratar su tos, motivo por el que viene a urgencias.”

La lesión del humero izquierdo es un ENCONDROMA en concreto.

Una tumoración benigna del hueso muy frecuente en esa localización. Comúnmente se descubre haciendo radiografías de otros sitios como manos, hombros y rodillas. Casi nunca requiere tratamiento, mas bien un seguimiento

adecuado por un especialista en tumores del aparato locomotor. Normalmente completamos el estudio con una radiografía dirigida, un TAC y una resonancia magnética.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *